7 may. 2011

McQueen en el Met


"Sus vestidos eran auténticas esculturas, delicadas pero a la vez un tanto subversivas, y siempre monumentales, vistas a veces como auténticas armaduras para la belleza femenina. La moda era el lenguaje de este diseñador, pero tenía una gran pasión por la psicología, por mostrar a veces el lado oscuro de la industria. Ese juego sugestivo y dramático estaba presente en los desfiles de McQueen, en su visión original que sigue comunicando para muchos una belleza sin límites"

No hay comentarios:

Publicar un comentario